Soy muy consciente de que no se escribir bien, que solo se me da bien sentir, pero pese a ello siempre me ha gustado unir, entrelazar palabras. Sujetas a mis vaivenes vuelan o se quedan a ras de tierra sin poder agitar estrofas al viento. Las deje volar libres sin miedo a no ser bellas para que liberaran sentimientos y sentires, ahora las he vuelto a cortar las alas dejándolas guardadas en un triste disco duro. Pero como soy contradictoria por naturaleza esta noche, donde la luna llena esta misteriosamente velada por las nubes, las permito un vuelo efímero y breve para darte las gracias. Gracias por mirarme y verme, por no creerme transparente y ver la sustancia de mi sentir, por ver lo profundo de lo que soy no quedándote en las puertas sin querer pasar. Gracias por escuchar paciente mis locuras y sonreír sin decir en ningún momento….vaya otra vez “las cosas raras de la Ross”. Gracias por pintar haces de luz con forma de rosa en las constelaciones más intensas donde las almas se permiten soñar bonito una noche más. Gracias por un montón de cosas y por que si. A veces el motivo más sencillo y noble es el de querer regalar con cariño una palabra simple en su forma pero tremenda e inmensa en su contenido que viene alegre y risueña para agradecerte que estés cerca de mi.

 

…acaba de pasar una estrella fugaz…..pide un deseo…yo ya lo he hecho….

Anuncios