Adoro Madrid, mi ciudad nunca ha dejado de asombrarme lo maravillosa que es. Me gusta Madrid. Cometo infinitas infidelidades porque hay muchas ciudades y lugares que me enamoran, pero siempre quiero volver al seno de mi amor materno por Madrid. Mi pasión por mi ciudad no se debilita, aquí tengo muchos rincones favoritos donde me encanta perderme. Sin dudarlo uno de esos rincones es La Gran Vía, me apasiona perder por ella mis pasos apenas con el rumbo de seguir su línea recta. Me encanta ir sumida en mis múltiples pensamientos admirando los edificios, mirando las figuras que los presiden en lo alto. Imagino sus saludos corteses mientras voy pasando y les devuelvo una sonrisa amable. Es bonita de día, es bonita de noche a pesar del descrédito al que se la somete. Hay algo mágico en Mi ciudad, en la Gran Vía, que me toca y roba el corazón. Cada vez que recorro esta calle con 100 años de historia un sentimiento de felicidad me acompaña, supongo que por eso me gusta tanto perderme en ella.

Cuando parece que lo moderno es decir cuanto se odia Madrid yo corro contracorriente, como me suele gustar hacerlo, y digo muy alto que Amo Madrid, que me gusta Madrid. Reconozco los muchos inconvenientes que tiene, puede ser dura, incomoda etc.….muchas cosas que la hacen imperfecta, quizás su mayor atractivo para hacerla mágica ya que lo imperfecto también es bello.

Hoy, un día de onomástica de un lugar tan especial de mi Madrid, me permito la licencia de quedarme con lo bueno de una ciudad valiente y generosa donde tantos momentos dulces he vivido y saboreado con la gente que más quiero.

 

Por la espina dorsal de la Gran Vía….eres unos de mis rincones favoritos de Madrid…

 

 

Anuncios