“(…)

No volarás. No puedes volar, cuerpo que vagas

por estas galerías donde el aire es mi nudo.

Por más que te debatas en ascender, naufragas.

No clamarás. El campo sigue desierto y mudo.

 

Los brazos no aletean. Son acaso una cola

que el corazón quisiera lanzar al firmamento.

La sangre se entristece de batirse sola.

Los ojos vuelven tristes de mal conocimiento.”

 

-Vuelo. Miguel Hernández –

  

No, no volaré, la realidad me oprime, la realidad se presenta como muro que corta y aplasta mis alas. La realidad se impone firme y resuelta en su afirmación. La realidad me grita con ásperas palabras: no busques lo que no puedes alcanzar, nunca llegaras a ser especial, acepta tu rumbo por la mediocridad….

Ojos tristes se revelan ante tal sentencia que se clava como espada directa al corazón, pero sabedores que no se trata nada más y nada menos que de la cruda verdad.

No, no volaré….al ras del suelo vencida por esta triste realidad….no podré volar….

Anuncios